El Dios Que Me Ve: Historias bíblicas de esperanza para mujeres

El Dios Que Me Ve

Historias bíblicas de esperanza para mujeres

Junio, 2009

http://CONTARE.org/

Correo Electrónico: siguiendo@CONARE.org

Permiso otorgado para copiar este manual para uso de la iglesia local.

Copyright © 2009 Penny Stamps, CONTARE.


Introducción

Permíteme contarle acerca de una mujer que ha sido una de mis héroes. Durante los años de la gran depresión esta mujer se encontró en un estado de pobreza y desesperación. Su esposo había sufrido un colapso mental bajo las presiones de no poder proveer por su familia durante esos días difíciles. Por fin habiendo planeado matar a su familia, él fue internado en un hospital mental. Pero luego pudo escapar y desapareció. Entonces la mujer se quedó sola con sus siete hijos. Encontrándose en una situación desesperada luchaba día tras día para proveer por su familia. A veces, cuando lograba encontrar trabajo, caminaba por horas descalza para llegar al trabajo y regresar trayendo un poco de comida para sus hijos. Pero otras veces no encontraba trabajo y no había de comer. Sus hijos durmieron en el piso, y llevaban ropa vieja y rota. Parecía una situación sin esperanza.

Pero esta mujer nunca perdió la esperanza porque tenía mucha fe en Dios. Ella confiaba día tras día en él y en su provisión. Mantenía una actitud positiva a pesar de su situación y enseñó a sus hijos también confiar en Dios.

Con la ayuda de Dios esta mujer y sus hijos sobrevivieron. Todos sus hijos creyeron en Cristo y siguieron el ejemplo de su madre que les enseñó tener fe en él. Doy gracias a Dios por esa mujer, mi abuela, que dio a mi padre y a mí un ejemplo de seguir a Dios y confiar en él en toda situación. Ella vivió su vida dando testimonio del Dios Que Me Ve.

Hay muchas mujeres hoy que están a punto de perder la esperanza. Las siguientes historias de la Biblia son historias de esperanza que nos muestra que hay un Dios en quien podemos confiar. Él nos ve en todo momento.


Somos Creación De Dios

Verdades bíblicas

  • Dios nos creó.
  • Dios es todopoderoso.
  • La mujer es una creación muy especial de Dios.

Versículo para memorizar:

¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! (Salmo 139:14 NVI)

¿Qué dice la gente acerca de la creación del mundo? Esta historia de la Biblia nos enseña que en el comienzo el mundo estaba desordenado y oscuro pero Dios estaba allí.

Somos Creación De Dios

Basada en Génesis 1-2

En el principio Dios hizo el cielo y la tierra.

Y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie.

En el primer día Dios dijo, “¡Que sea la luz!” Y hubo luz. Y Dios vio que había luz y que era buena. Y Dios separó la luz de la oscuridad. A la luz llamó “día” y a la oscuridad llamó “noche.” Y eso es lo que Dios hizo en el primer día.

En el segundo día Dios dijo, “Que exista un espacio para separar el agua en la tierra del agua arriba de la tierra.” Y eso es lo que Dios hizo en el segundo día.

En el tercer día Dios dijo, “Que el agua debajo del cielo se junte para que lo seco aparezca.” Y así fue. Dios llamó a lo seco “tierra” y a las aguas llamó “mar.” Y Dios dijo, “Que la tierra produzca plantas de todas clases y árboles frutales.” Y así fue. Y Dios vio que era bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el tercer día.

En el cuarto día Dios dijo, “Que haya luces en el cielo para separar el día de la noche, para marcar las estaciones, los días y los años, y también para dar luz en la tierra.” Y así fue. Y Dios hizo dos luces grandes, el sol para el día y la luna para la noche. También hizo las estrellas. Y Dios vio que era bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el cuarto día.

En el quinto día Dios dijo, “Que el agua sea lleno de peces y que haya aves en el cielo.” Y así fue. Y Dios vio que era bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el quinto día.

En el sexto día Dios dijo, “Que la tierra produzca toda clase de animales; animales domésticos y salvajes y animales que se arrastran sobre la tierra.” Y así fue. Y Dios vio que era bueno.

Y Dios dijo, “Ahora hagamos a las personas a nuestra propia imagen. Que gobiernen sobre toda la tierra y todo lo que está en la tierra.” Y así fue. Dios hizo al hombre del polvo de la tierra. Él sopló en su nariz el aliento la de vida. Así le dio vida al hombre.

Pero Dios dijo “No es bueno que el hombre esté solo. Le voy a hacer una ayudante para él.”

Entonces Dios hizo caer un sueño sobre el hombre. Mientras dormía el hombre, Dios le sacó una de sus costillas. Y Dios formó a una mujer de esa misma costilla. Cuando Dios la presentó al hombre, él hombre dijo, “Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. La llamaré mujer, porque Dios la sacó del hombre.”

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer para formar un solo cuerpo. Dios bendijo al hombre y a la mujer diciendo, “Tengan muchos hijos. Llenen el mundo y gobiérnalo.” Dios vio que todo lo que había hecho era muy bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el sexto día.

En el séptimo día Dios había terminado todo su trabajo. Y bendijo el séptimo día y lo hizo un día santo, un día de descanso, porque en ese día él descansó de su trabajo.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

El Pecado De Adán Y Eva

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios aborrece el pecado.
  • Dios conoce todas nuestras necesidades y los provee.

Versículo para memorizar:

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23 RVR1960)

En la historia de la creación Dios creó a un hombre y a una mujer. El hombre se llamaba Adán y la mujer se llamaba Eva. Dios dio unas instrucciones al hombre y a la mujer. Les mandó a tener hijos y llenar la tierra y también les mandó a cuidar la tierra y a mantenerlo en buen orden. En esta historia vamos a ver cuales otras instrucciones Dios les dio y qué hicieron con ellas.

El Pecado De Adán Y Eva

Basada en Génesis 2:8-9, 15-17, 25; 3:1-24

Dios plantó un huerto llamado Edén. Dios hizo crecer toda clase de árboles hermosos y buenos para comer. En medio de este huerto, también puso el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Y Dios puso a Adán y a Eva en el huerto del Edén para cuidarlo. Entonces Dios les mandó, diciendo, "Puedes comer de todas las frutas de los árboles del huerto pero no comas del árbol del conocimiento del bien y del mal que está en medio del huerto. Porque cuando comas de este árbol morirás.” Y tanto el hombre como su mujer estaban desnudos, pero no sentían vergüenza.

Entonces la serpiente era más lista que todos los animales del campo que Dios había creado. Un día, Satanás entró a la serpiente, y le preguntó a la mujer, “¿De veras Dios dijo que no coman del fruto de ningún árbol del huerto?”

Y la mujer le respondió, “Podemos comer del fruto de cualquier árbol, menos del árbol que está en medio del huerto. No podemos comer ni tocar ese árbol o moriremos.”

Pero la serpiente le dijo, “No es cierto. No morirán si comen de este fruto. Pues Dios sabe muy bien que serán como Dios, conociendo el bien y el mal.” Cuando la mujer vio que el fruto era hermoso y bueno para comer y deseable para ser sabio, tomó del fruto y comió. Y también dio a su esposo y él comió. En ese momento, se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cosieron delantales de hojas y se cubrieron.

En la tarde, Adán y Eva oyeron a Dios andando por el huerto y se escondieron. Y Dios llamó a Adán, “¿Dónde estás?”

Adán contestó, “Le oí y tuve miedo porque estoy desnudo, por eso me escondí.”

Entonces Dios le preguntó, “¿Quién te dijo que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del fruto del árbol prohibido?”

Adán contestó, “La mujer que tú me diste me dio y yo comí.”

Entonces Dios le preguntó a Eva, “¿Qué has hecho?”

Y Eva respondió, “La serpiente me engañó, y yo comí.”

Entonces Dios castigó a cada uno de ellos. Dijo a la serpiente, “Porque hiciste esto, serás maldita. De hoy en adelante te arrastrarás sobre tu vientre y comerás polvo todos los días de tu vida. Y haré que tú y la mujer sean enemigas, tus hijos y sus hijos. Algún día uno de los descendientes de la mujer te destruirá pero tu le herirás.”

A la mujer Dios dijo, “Multiplicaré tu dolor en el parto, pero tu deseo será para tu marido, y tu marido tendrá autoridad sobre ti.”

Y al hombre Dios dijo, “Como hiciste caso a tu mujer, ahora la tierra será maldita por causa tuya; la tierra te dará espinos y cardos. Con duro trabajo y el sudor de tu frente comerás todos los días de tu vida. Además de eso, algún día vas a morir y tu cuerpo va a volver a ser tierra.”

Y Dios hizo vestidos de piel de animales para Adán y Eva, y los vistió. Entonces Dios dijo, “Ahora el hombre conoce la diferencia entre el bien y el mal. Si comen del árbol de la vida vivirán para siempre.” Por eso Dios los echó fuera del huerto de Edén donde Adán tenía que trabajar la tierra de la cual había sido formado. Después, Dios puso un ángel a la entrada del huerto con un espada ardiendo, para que nadie pudiera llegar al árbol de la vida.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Dios Escoge A Abraham

Verdades bíblicas

  • Dios tiene un plan para nuestra salvación.
  • Dios nunca nos abandona y podemos confiar en él.

Versículo para memorizar:

Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. (Romanos 4:3 RVR1960)

Dios sabía que todas las personas iban a pecar. Pero en estas historias también vemos que desde el principio Dios tuvo un plan para salvarnos de nuestros pecados. Esta es la historia de un hombre a quien Dios escogió y a quien Dios le dio una promesa.

Dios Escoge A Abraham

Basada en Génesis 11:27-12:9

Uno de los descendientes de Noé era un hombre llamado Taré, que vivía en la tierra de Ur. Taré salió de la ciudad de Ur con su familia para ir a la tierra de Canaán. Con él iba su hijo Abraham con su esposa Sara y su nieto Lot. Sara era estéril y no tenía hijos. Llegaron al pueblo de Harán y se quedaron a vivir allí. Taré murió en Harán.

Un día Dios habló a Abraham. Le dijo, “Deja tu tierra, y la casa de tu padre para ir la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una gran nación y te bendeciré. Tu nombre será importante y tú serás una bendición. Por medió de ti bendeciré a todas las familias de la tierra.”

Abraham obedeció a Dios. Él tenía setenta y cinco años cuando salió de Harán. Llevó a Sara, su esposa, y a su sobrino, Lot. Llevó también todos sus bienes, y a todas las personas de su casa. Al llegar a Canaán, Abraham pasó a lo largo de toda la tierra. En aquellos días los cananeos vivían en esa región. Allí Dios apareció a Abraham, y le dijo, “Yo daré esta tierra a tus descendientes.” Entonces Abraham hizo un altar a Dios. Después Abraham salió de allí y llegó a un lugar montañoso donde hizo su campamento. Allí edificó otro altar y adoró a Dios. Después siguió con su rebaño hacia la tierra de Egipto.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Abraham Miente

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios aborrece el pecado.
  • Dios nos muestra su gracia aún cuando fallamos.

Versículo para memorizar:

No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. (Salmo 103:10 RVR1960)

Dios mandó a Abraham trasladarse a otro lugar que le iba a mostrar. Entonces, Abraham, su esposa Sara y su sobrino Lot, siguieron a Dios a la tierra de Canaán. Dios prometió a Abraham que tendría muchos descendientes, y que por medio de él bendeciría a todas las familias de la tierra.

Abraham Miente

Basada en Génesis 12:10-20

Hubo una gran hambruna en la tierra donde vivía Abraham y su esposa Sara. Entonces se fueron a vivir a un país llamado Egipto. Pero antes de llegar a Egipto, Abraham le dijo a Sara, "Yo sé que tu eres muy bella, y cuando llegamos a Egipto, ellos darán cuenta que tu eres mi esposa, y me matarán. Diles, entonces que eres mi hermana, para que no me maten y me traten bien por causa tuya."

Cuando Abraham y Sara llegaron a Egipto, los egipcios vieron que Sara era muy bella. Los oficiales del faraón le hablaron acerca de ella y la llevaron al palacio del faraón. El faraón trató muy bien a Abraham por razón de Sara y le dio animales y sirvientes. Pero Dios mando graves enfermedades sobre la familia del faraón por causa de Sara.

Entonces el faraón mandó traer a Abraham y le dijo, "¿Qué me has hecho? ¿Por qué no me dijiste que Sara es tu esposa? ¿Por qué me dijiste que es tu hermana, para que yo la tomara como esposa? Toma, pues, a tu esposa, y vete." Y el faraón mandó sacar a Abraham y a Sara con todas sus cosas.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

El Dios Que Me Ve

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios conoce todos nuestros problemas y dificultades.
  • Dios nunca nos abandona y podemos confiar en él.
  • Dios tiene compasión de nosotros.

Versículo para memorizar:

Como el Señor le había hablado, Agar le puso por nombre "El Dios que me ve", pues se decía: "Ahora he visto al que me ve." (Génesis 16:13 NVI)

Habían pasado algunos años desde que Dios había instruido a Abraham dejar su tierra para ir a una tierra que Dios mismo le daría. Dios le había prometido muchos descendientes y que por medio de él, bendeciría a todas las naciones del mundo. Abraham y Sara habían obedecido a Dios e hicieron el largo viaje a la tierra que Dios le habido dado. Pero ahora, Sara y Abraham siendo ya muy viejos, todavía no tenían hijos.

El Dios Que Me Ve

Basada en Génesis 16:1-15

Unos años después de que Abraham y Sara llegaron a la tierra de Canaán, Sara todavía no tenía hijos. Pero ella tenía una sirvienta egipcia llamada Agar. Un día Sara dijo a Abraham, “Dios no me ha permitido tener hijos. Tome, entonces, a mi sierva, Agar. Y quizás por medio de ella yo podré tener hijos.”

Abraham aceptó esta propuesta y Sara tomó a Agar y la dio a Abraham. Abraham se acostó con Agar y ella quedó embarazada. Pero cuando Agar se dio cuenta que estaba embarazada empezó a tratar a su señora, Sara, con desprecio. Entonces Sara le dijo a Abraham. "Esto es tú culpa. Puse a mi sierva Agar en tus brazos, y ahora que va a tener un hijo, ella me desprecia. Que Dios juzgue entre tú y yo."

Abraham le respondió, "Mire, Agar es sierva. Haz con ella lo que te parezca bien."

Entonces Sara empezó a maltratar a Agar de tal manera, que por fin Agar huyó. Agar había llegado al desierto y se encontraba cerca de una fuente de agua cuando el ángel del Señor apareció y la preguntó, "Agar, sierva de Sara, ¿de dónde vienes y a dónde vas?"

Agar le dijo, "Estoy huyendo de mi señora, Sara."

El ángel le dijo, "Regresa a tu señora y sométete a ella. Y yo te daré muchos descendientes; tantos que ni podrá contarlos. Estás embarazada con un hijo. Cuando él nace, dele por nombre Ismael, que quiere decir, Dios escucha, porque Dios ha escuchado tu aflicción. Tu hijo será un hombre rebelde. Siempre estará en conflicto contra otros, y otros contra él."

Al oír todas estas cosas, Agar dijo, "Tu eres el Dios que me ve. De veras he visto al Dios que me ve." Por eso nombró al pozo, "Pozo del viviente-que-me-ve."

Y Agar tuvo un hijo, y le dio el nombre Ismael.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Sara Ríe

Basada en Génesis 18, 21:1-6

Un día tres hombres llegaron a la tienda de Abraham y Sara. Abraham les invitó a comer y ellos aceptaron la invitación. Mientras estaban comiendo, uno de los visitantes le dijo a Abraham, "El próximo año, te volveré a visitar, y tu esposa Sara tendrá un hijo."

Al escuchar eso Sara se río, y dijo, "¿Como tendré yo este gusto, siendo que mi esposo y yo ya somos muy viejos?"

Pero el Señor le preguntó a Abraham, "¿Porqué se ríe Sara? ¿Acaso hay algo demasiado difícil para el Señor?"

Entonces Sara tuvo miedo, y le dijo, "Yo no reí."

Y el Señor le contestó, "No es así, pues tú reíste."

Dios cumplió su promesa y Sara tuvo un hijo y Abraham lo llamó Isaac. Abraham tuvo 100 años de edad cuanto nació Isaac. Entonces Sara dijo, "Dios me ha hecho reír, y todos que sepan se reirán conmigo."


Dios Cuida De Agar Y Su Hijo

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios conoce todos nuestros problemas y dificultades.
  • Dios nunca nos abandona y podemos confiar en él.
  • Dios tiene compasión de nosotros.

Versículo para memorizar:

Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: "No temas, yo te ayudaré." (Isaías 41:13)

Agar, la sirvienta de Sara, había dado un hijo a Abraham. Después Sara también tuvo un hijo. En esta historia veremos lo que pasó a Agar y a su hijo.

Dios Cuida De Agar Y Su Hijo

Basada en Génesis 21:1-3, 8-21

Dios cumplió su promesa, y dio un hijo a Abraham y a Sara. Abraham tuvo cien años de edad cuando el niño, Isaac, nació.

Cuando llegó el tiempo en que Sara dejó de amamantar a Isaac, Abraham hizo una gran fiesta. Pero Sara se dio cuenta que Ismael, el hijo de Abraham y Agar, se estaba burlando de Isaac. Entonces Sara le dijo a Abraham, "Hecha fuera a esta sirvienta y a su hijo, porque este niño no tiene ningún derecho a la herencia de Isaac."

Por eso, Abraham se afligió mucho, pero Dios le dijo, "No te preocupes por la esclava ni por su hijo. Haz lo que Sara te pide. Porque tu descendencia vendrá por medio de Isaac. Pero también haré una gran nación de los descendientes de Ismael porque el también es tu hijo."

Entonces al siguiente día Abraham se levantó muy temprano. Le dio a Agar un cántaro de agua y una bolsa de pan y despidió a ella y al niño, Ismael. Agar y su hijo llegaron al desierto donde caminaron sin rumbo. Por fin se acabó el agua y Agar puso a su hijo debajo de un arbusto. Agar se fue a sentarse a poca distancia y dijo, "No quiero ver cuando se muere mi hijo." Y el niño comenzó a llorar.

Pero Dios escuchó los llantos del niño. Entonces el ángel de Dios habló a Agar desde el cielo, diciendo. "¿Qué te pasa? No tengas miedo, porque Dios ha escuchado los llantos de tu hijo. Vete, entonces y levanta a tu hijo y toma su mano, porque Dios va a hacer una gran nación de sus descendientes."

En ese mismo momento, Dios abrió los ojos de Agar y ella vio un pozo de agua. Y Agar le dio de beber a su hijo.

Dios cuidó a Ismael. Ismael vivió en el desierto y llegó a ser un tirador de arcos. Y su madre, Agar le encontró una esposa egipcia para él.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Dios Escucha La Oración De Ana

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios escucha nuestras oraciones.
  • Dios tiene compasión de nosotros.

Versículo para memorizar:

Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. (Salmo 40:1 RVR1960)

En el tiempo del Antiguo Testamento era común que un hombre tuviera más que una esposa. El Nuevo Testamento enseña que el plan de Dios es que el matrimonio sea entre un hombre y una mujer.

Dios Escucha La Oración De Ana

Basada en 1 Samuel 1, 2:19, 26

Había un hombre llamado Elkana que tenía dos esposas. Una de ellas, que se llamada Penina, tuvo muchos hijos, pero la otra esposa, Ana, no tenía hijos. Cada año Elkana viajaba al templo en Silo para adorar a Dios y ofrecer sacrificios. Al hacer sus sacrificios siempre daba a Penina y a sus hijos las porciones de carne que a ellos les tocaba. Pero como amaba a Ana la daba doble porción. Penina siempre se burlaba de Ana porque Ana no tenía hijos. La atormentaba tanto que Ana lloraba. Pero Elkana le preguntaba, “¿Por qué lloras? ¿Por qué no quieres comer? ¿Acaso no soy yo para ti más que diez hijos?”

En cierta ocasión, después de la comida, Ana se levantó para orar. Rogó a Dios y le hizo una promesa. Le dijo “Oh, Dios poderoso, si miras a tu sierva y ves mi dolor, si te acuerdas de mí, y si me des un hijo, yo te lo entregaré para servirte todos los días de su vida. Y nunca se cortará su cabello.”

Mientras que Ana oraba, el sacerdote Elí la vio murmurando pero no podía oír lo que decía. Elí pensó que Ana estaba ebria, y le dijo “¿Cuánto tiempo pasarás ebria? Deja el vino.”

Ana le respondió, “No, Señor, no he tomado nada. Solamente soy una mujer angustiada en mi espíritu y he estado orando sinceramente a Dios, porque estoy afligida. Por eso, no me trates como una mujer mala.”

Elí le contesto, “Ve en paz, y el Dios de Israel te dará lo que le has pedido.” Luego Ana volvió a casa.

Poco después Ana quedó embarazada, y al nacer su hijo lo llamo Samuel que significa “por cuanto lo pedí a Jehová” Ella le dijo a su esposo, “Después de que Samuel deja de mamar lo llevaré al tabernáculo y lo presentaré a Dios y se quedará allí para siempre”

Y su esposo le dijo “Haga lo que te parece mejor.”

Cuando Samuel dejó de mamar, Ana lo llevó a la casa de Dios y dijo a Elí, “Oré por este niño, y Dios me lo ha dado, y ahora vengo a dedicarlo a él por todos los días que este niño viva.”

El niño sirvió a Dios bajo las órdenes del sacerdote Elí. Ana visitaba a Samuel cada año y le llevaba ropa que ella misma le había hecho. Samuel siguió creciendo en una manera que agradaba a Dios y a los hombres.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Aceite Para Una Viuda

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios nunca nos abandona. Podemos confiar en él.
  • Dios conoce todas nuestras necesidades y las provee.

Versículo para memorizar:

Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo. (Salmo 55:22 RVR1960)

En esta historia vemos como Dios proveyó por las necesidades de una viuda que estaba a punto de perder a sus hijos.

Aceite Para Una Viuda

Basada en 2 Reyes 4:1-7

Un día una mujer que era la viuda de un profeta le dijo al profeta Eliseo. "Mi esposo se ha muerto. Tú lo conocías bien, y sabes como él siempre servía a Dios. Pero ahora ha llegado el prestamista para llevar a mis dos hijos como esclavos."

Eliseo le dijo, "Como puedo ayudarte? Dime que tienes en casa."

La Mujer le contestó. "No tengo nada más que un poquito de aceite."

Eliseo le dijo. "Ve a todas tus vecinas a prestar jarras vacías. Luego enciérrate en tu casa con tus hijos. Hecha el aceite en las jarras, y ponga a un lado cada jarra cuando está llena de aceite."

Entonces la mujer se despidió de Eliseo. Luego entró en su casa con sus hijos. Los hijos le traían las jarras, y ella las llenaba. Cuando todas las jarras estaban llenas, la mujer pidió otra jarra. Pero su hijo le dijo, "Ya no hay más." Y con eso, el aceite se terminó.

La mujer se fue y contó a Eliseo todo lo que había pasado. Y él le dijo. "Vende el aceite, y paga tus deudas. Y tú y tus hijos vivirán con lo que sobra."

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Un Ángel Aparece A Zacarías Y A María

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios conoce nuestros corazones.
  • Dios nunca nos abandona.

Versículo para memorizar:

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. (Isaías 7:14 RVR1960)

Desde el principio, Dios prometió que un día iba a mandar el Salvador. Dios escogió a personas para ser sus mensajeros a los israelitas, los descendientes de Abraham. El profeta Isaías había profetizado el nacimiento del Prometido de Dios. Algunos de los israelitas obedecieron a Dios y confiaron en la promesa de Dios de enviar un Salvador para vencer a Satanás. En esta historia, vemos como un ángel anunció la llegada del Prometido de Dios.

Un Ángel Aparece A Zacarías Y A María

Basada en Lucas 1:5, 11-18, 24, 26-38, 48

Un día un ángel de Dios apareció a un sacerdote llamado Zacarías. Le dijo que su esposa iba a tener un hijo y que lo llamaría Juan. Y le dijo que este hijo iba a preparar al pueblo para la venida del Prometido de Dios y que él haría que muchos del pueblo de Israel regresen a Dios. Pero Zacarías no lo pudo creer porque él y su esposa ya eran muy ancianos. Sin embargo, su esposa quedó encinta.

Seis meses después, el ángel apareció otra vez. Esta vez apareció a una virgen llamada María. María estaba comprometida a casarse con un hombre llamado José. El ángel le dijo a María, “Te saludo, favorecida de Dios. ¡Pues Dios está contigo!”

Al escuchar esto María se sorprendió y se preguntó que significaba este saludo. El ángel le dijo, “No tengas miedo, María, porque Dios está contigo. Tú quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le llamarás Jesús.”

Pero María le preguntó al ángel, “¿Cómo puede ser eso? Soy virgen.”

Y el ángel le contestó, “El Espíritu Santo, vendrá sobre ti, y el poder de Dios te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será llamado el Hijo de Dios. También tu parienta Elisabet va a tener un hijo en su vejez. Porque para Dios, nada es imposible.”

Entonces, María dijo, “Soy la sierva de Dios. Que él haga conmigo lo que ha dicho.”

Entonces María se fue a la casa de Elisabet, y adoró a Dios con alabanzas diciendo, “Todas las generaciones me llamarán bendecida.”

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

El Nacimiento De Jesús

Basada en Lucas 2:4-19

Verdades bíblicas

  • Jesús es el prometido de Dios, el Salvador.
  • Dios cumple sus promesas.

El Nacimiento De Jesucristo El Prometido De Dios

Jesús nació en un establo en Belén porque no había lugar en la posada. María lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre.

En el campo cerca de Belén había unos pastores cuidando sus ovejas. Y de pronto se les apareció un ángel de Dios, y la gloria de Dios brilló alrededor de ellos, y tuvieron miedo. Pero el Ángel les dijo, “No tengan miedo, porque les traigo buenas noticias que serán de gran gozo para todos. Hoy ha nacido en Belén el Salvador, que es el Prometido, el Señor. Lo pueden encontrar en un establo envuelto en pañales.”

Y de repente apareció una multitud de ángeles que alababa a Dios diciendo, “¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Y en la tierra paz, buena voluntad para todas las personas!”

Entonces los pastores salieron de prisa, y encontraron a María y a José con el bebé que estaba acostado en un pesebre. Y al ver al bebé contaron lo que habían escuchado de los ángeles acerca de este niño. Y María guardó todas estas cosas en su corazón.


Jesús Habla Con Una Mujer De Samaria

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios nos ama a pesar de nuestros pecados y quiere una mejor vida para nosotros.

Versículo para memorizar:

Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. (Juan 4:13-14 RVR1960)

Jesús creció en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres. Fue bautizado por Juan el Bautista y después pasó 40 días en el desierto donde resistió las tentaciones del Diablo.

Un día Jesús estaba viajando y pasó por la región de Samaria. Los judíos despreciaban mucho a los samaritanos y no tenían nada que ver con ellos aunque los dos grupos eran descendientes de un mismo ancestro. Jerusalén era el centro de adoración para los judíos pero no para los samaritanos.

Jesús Habla Con Una Mujer de Samaria

Basada en Juan 4:4-26, 28-30, 39-42

Jesús y sus discípulos llegaron a un pueblo en el área de Samaria. Jesús estaba cansado, y se sentó cerca de un pozo. Era el mediodía, y los discípulos se fueron a buscar comida.

Mientras tanto una mujer samaritana llegó al pozo para sacar agua. Jesús le dijo, “Dame de beber.”

La mujer respondió, “¿Cómo es que tu, un judío, pides agua de mí, una mujer samaritana?” (Porque los judíos no tenían nada que ver con los samaritanos.)

Entonces Jesús dijo a la mujer. “Si supieras el regalo que Dios ofrece, y conocieras quien te pide agua, tú pedirías de él agua de vida.”

Pero la mujer le dijo, “Señor, tú ni tienes con que sacar agua. Y este pozo es muy hondo. ¿De donde, entonces, me vas a traer agua? Nuestro antepasado Jacob nos dio este pozo. El y sus hijos y sus animales tomaron de este mismo pozo. ¿Acaso tú eres mayor que él?”

Jesús contestó, “Cualquiera que toma el agua de este pozo volverá a tener sed. Pero él que toma el agua que yo ofrezco, nunca jamás tendrá sed. Porque el agua que yo le daré, brotará en él como una fuente de vida eterna.”

Al oír esto, la mujer le dijo, “¡Dame este agua entonces, para que no vuelva a tener sed y nunca tendré que regresar a este pozo a sacar agua!”

Entonces Jesús dijo a la mujer, “Ve a traer a tu esposo.”

Pero la mujer le dijo, “No tengo esposo.”

Jesús le dijo, “Es cierto cuando tú dices que no tienes esposo. Pues has tenido cinco esposos. Y él que tienes ahora no es tu esposo.”

Al oír esto, la mujer le dijo a Jesús, “Señor, me doy cuenta que tú eres un profeta. Nuestros antepasados adoraron a Dios aquí en esta montaña, pero los judíos dicen que hay que adorar en Jerusalén.”

Jesús le dijo, “Mujer, créeme. La hora viene cuando no adoraremos a Dios ni en esta montaña, ni en Jerusalén. Ustedes, los samaritanos, ni conocen a quien adoran. Pero nosotros si conocemos a quien adoramos. Porque la salvación viene por medio de los judíos. Pero la hora viene, y en verdad la hora ya ha llegado, cuando los que adoran adorarán en espíritu y en verdad. Dios busca a los que le adoran así. Porque Dios es espíritu, y debemos adorarle en espíritu y en verdad.”

La mujer le contestó, “Yo sé que vendrá el Prometido de Dios, quien es el Cristo. Y cuando él llega, nos explicará todas estas cosas.”

Y Jesús le dijo, “Soy yo, el que habla contigo.”

En esto llegaron los discípulos. Entonces la mujer, dejando su cántaro, regresó al pueblo y dijo a todos. “¡Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho! ¿Puede éste ser el Cristo?” Entonces la gente se fue a ver a Jesús.

Y muchos de los samaritanos creyeron en Jesús por el testimonio de la mujer. Porque ella les había dicho, “Él me ha dicho todo lo que he hecho.”

Los samaritanos pidieron a Jesús que se quedara con ellos. Entonces Jesús se quedó dos días más. Y muchas más personas creyeron, y dijeron a la mujer, “Ahora creemos, no solo por tú palabra, sino que nosotros mismos ya le hemos oído, y sabemos que él es el salvador del mundo.”

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

La Mujer Descubierta En Adulterio

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios aborrece el pecado.
  • Dios nos ama a pesar de nuestros pecados y quiere una mejor vida para nosotros.

Versículo para memorizar:

Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. (Juan 8:11b RVR1960)

Esta historia habla de unos fariseos. Los fariseos eran un grupo de líderes religiosos de los judíos. Ellos pensaban que la salvación sólo viene por guardar la ley y estaban en contra de las enseñanzas de Jesús. En esta historia vemos como Jesús respondió a ellos cuando estaban a punto de matar a una mujer descubierta en el acto de adulterio. También vemos las instrucciones que Jesús dio a la mujer.

La Mujer Descubierta En Adulterio

Basada en Juan 8:1-11

Jesús se fue al cerro llamado el Monte de los Olivos. Y por la mañana, muy temprano, regresó al templo y todo el pueblo lo llegó a buscar. El se sentó para enseñarlos. Los maestros de la ley y los fariseos trajeron una mujer quien había sido descubierta en adulterio. La metieron en medio del grupo a la cual Jesús estaba enseñando y le dijeron: “Maestro, esta mujer fue descubierta en el hecho de adulterio. Ahora, según la ley, Moisés mandó que una persona así deba ser matada apedreada. Pero ¿qué dice usted?”

Ellos querían hacer trampa a Jesús para descubrir alguna razón para acusarle. Jesús se inclinó y empezó a escribir en la arena con su dedo. Pero cuando insistieron en preguntarle, el se levantó y dijo: “Aquel de ustedes que no tiene pecado, que tire la primera piedra.”

Otra vez se inclinó para escribir en la tierra. Cuando oyeron lo que Jesús había dicho, desde el más anciano hasta el más joven, empezaron a salir hasta que no quedó ninguno menos la mujer y Jesús allí entre el grupo. Cuando Jesús miró y vio sólo la mujer, le dijo: “Mujer, ¿dónde están los que te estaban acusando? ¿Acaso nadie te ha condenado?”

Y la mujer contestó: “Ninguno, Señor.”

Jesús dijo: “Entonces tampoco yo la condeno. Vete y no peques mas.”

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

La Mujer Que Lavó Los Pies De Jesús

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios conoces nuestros pensamientos.
  • Jesús puede perdonar nuestros pecados.

Versículo para memorizar:

Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. (Lucas 7:47 RVR1960)

Recuerdan que los fariseos pensaban que la salvación sólo viene por guardar la ley. Estaban en contra de las enseñanzas de Jesús. Escuchen para ver lo que dijo Jesús cuando estaba en la casa de un fariseo.

La Mujer Que Lavó Los Pies De Jesús

Basada en Lucas 7:36-50

Un día un fariseo invitó a Jesús a cenar en su casa. Jesús entró en la casa y se reclinó a la mesa. Pronto una mujer de vida mala entró a la casa trayendo un frasco de perfume. Cuando la mujer se acercó a Jesús empezó a llorar. Lloró tanto que sus lágrimas mojaron los pies de Jesús. Entonces la mujer los secó con su cabello y los besó. Después derramó el perfume que traía sobre los pies de Jesús.

Cuando el fariseo vio eso, dijo a sí mismo, “Si este hombre de veras es un profeta, debe saber que esta mujer que le está tocando es una pecadora.”

Jesús le contesto, “Simón, tengo algo que contarte.”

Y Simón le dijo, “Dime, maestro.”

Entonces Jesús le contó la siguiente historia: “Un prestamista prestó dinero a dos hombres. A uno le prestó lo que un hombre ganaba en veinte meses de trabajo, y al otro le prestó lo que se ganaba en dos meses de trabajo. Pero ellos no tenían con qué pagar sus deudas. Entonces el prestamista perdonó las deudas de los dos hombres.”

Entonces Jesús preguntó a Simón, “¿Cuál de los dos hombres amará más al prestamista?”

Y Simón dijo, “Aquel a quién perdonó mas.”

Y Jesús le dijo, “Tienes razón.”

Jesús miró a la mujer, y dijo a Simón, “¿Ves esta mujer? Yo entré a tu casa, y tú no me diste agua con que lavar mis pies. Más, esta mujer me lavó los pies y los secó con su cabello. Tú no me diste un beso, pero ella no ha dejado de besar mis pies. Tú no ungiste mi cabeza, pero ella derramó perfume sobre mis pies. Por eso te digo que los muchos pecados de esta mujer son perdonados. Pues ella amó mucho. Porque la persona que es perdonado de poco, ama poco.”

Entonces Jesús dijo a la mujer, "Tus pecados te son perdonados."

Los otros invitados empezaron a hablar entre sí. "¿Quién es este hombre que hasta perdona pecados?"

Jesús dijo a la mujer, "Tu fe te ha salvado, ve en paz."

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Escogiendo Lo Mejor

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Nuestra relación con Dios es la cosa más importante de toda nuestra vida.

Versículo para memorizar:

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. (Salmo 119:105 RVR1960)

¿Cómo pasa usted su tiempo? Seguramente hay mucho trabajo que hacer. Uno se levanta temprano, y a veces está ocupado todo el día haciendo cosas importantes como el trabajo y el oficio. Pero, ¿acaso, tenemos tiempo para Dios?

Escuche esta historia acerca de dos hermanas y como ellas pasaron el tiempo.

Escogiendo Lo Mejor

Basada en Lucas 10:38-42

Jesús iba en camino con sus seguidores y entró en una aldea. Allí una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.

Marta tenía una hermana llamada María. María se sentó a los pies de Jesús y escuchó todo lo que Jesús decía. Pero Marta, en cambio, estaba muy preocupada por las muchas preparaciones que hacer. Por eso se acerco a Jesús y le dijo “Señor, ¿no te importa que María me deja hacer todo el trabajo sola? Dile que me ayude”

Pero Jesús contesto, “Marta, Marta, tú estás muy preocupada por tantas cosas. Pero solo una cosa es necesaria. María ha escogido la mejor y esa no le será quitada.”

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

La Crucifixión De Jesús

Verdades bíblicas

  • Jesús murió en la cruz por nuestros pecados.
  • Jesús conoce nuestros corazones.
  • La salvación es un regalo de Dios; no podemos hacer nada para merecerlo.

Versículo para memorizar:

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8 NVR1960)

La historia que sigue nos da mucha tristeza al contarla y al oírla. Pero a la misma vez nos muestra como Dios estaba cumpliendo su promesa de mandar el salvador. Esta historia nos muestra cuanto amor tenía Jesús para nosotros, los pecadores. Jesús mismo explicó a sus seguidores lo que iba a enfrentar y el por qué cuando dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” (Juan 15:13 RV 1960)

La Crucifixión De Jesús

Basada en Mateo 27:27-50, Juan 19:17-37

Los guardias azotaron a Jesús. Después, pusieron a Jesús un manto de color rojo oscuro y le hicieron una corona de espinas y la pusieron en su cabeza. La multitud gritó, “Viva el rey de los judíos.” Se burlaron de él vez tras vez. Le golpearon en la cabeza con un bastón y le escupieron. Se cayeron de rodillas ante Jesús, burlándose de él.

Después le quitaron el manto y volvieron a ponerle su propia ropa y lo llevaron afuera de la ciudad para crucificarlo. Lo llevaron junto con otros dos hombres al lugar llamado la calavera, un cerro donde hacían las crucifixiones. Los otros dos hombres eran criminales. Mientras que los soldados llevaron a Jesús y a estos dos, un grupo de personas los siguieron. Entre ellos había unas mujeres que eran seguidoras de Jesús. Estas lloraron al ver que estaban llevando a Jesús para crucificarlo. Los guardias jugaron suertes para ver quien se quedaba con la ropa de Jesús. Hasta se llevaron su túnica que estaba tejida en una sola pieza. La gente miraba mientras los líderes religiosos se burlaban de Jesús, diciendo, “El pudo salvar a otros; ¡que se salve a sí mismo si de veras es el Prometido de Dios!”

Otros se burlaron diciendo, “Él confía en Dios, deja que Dios lo salve si de veras es el Hijo de Dios.”

En la cruz, mientras que Jesús colgaba con clavos atravesando sus manos y sus pies, él oró diciendo, “Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo.”

Uno de los criminales que estaba crucificado a su lado empezó a maldecir a Jesús y a insultarlo. Decía, “¿No es usted el Prometido de Dios? ¡Sálvese! ¡Y a nosotros también!”

El segundo criminal reprendiendo al primero, dijo, “¿No tienes temor a Dios? No puedes ver que estamos en la misma situación. Nosotros estamos siendo castigados justamente pero este hombre no ha hecho nada malo.” Entonces este dijo a Jesús, “Jesús, cuando entres en tu reino, acuérdate de mí.”

Jesús contestó al hombre, “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Crucificaron a Jesús a las nueve de la mañana. Como al mediodía el cielo se oscureció y estaba oscuro durante tres horas. La gente tuvo mucho temor cuando esto pasó. Mientras que Jesús estaba allí colgado todavía había quienes se burlaban de él. Estaba colgado en la oscuridad cuando la cortina del templo fue rota desde arriba hacia abajo y Jesús grito, “Padre, encomiendo mi espíritu en tus manos.”

Y cuando había dicho esto, respiró la última vez. Un soldado Romano, comandante de cien hombres, vio todo lo que había ocurrido. Cuando esto pasó alabó a Dios diciendo, “Seguramente éste era un hombre justo.”

Pilato se sorprendió al oír que Jesús ya estaba muerto, entonces mandó unos soldados para verificar que Jesús estaba muerto. Uno abrió el costado de Jesús con una lanza y salió sangre mezclada con agua en prueba que estaba muerto.

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

La Resurrección De Jesús

Verdades bíblicas

  • Dios nos ve en todo momento.
  • Dios cumple sus promesas.
  • Jesús está vivo y nos puede dar vida eterna.

Versículo para memorizar:

No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día. (Lucas 24:6-7 RVR1960)

¿Cómo se sintió usted cuando hablamos acerca de la crucifixión de Jesús? Imagínense la tristeza que habrán sentido las mujeres en esta historia después de haber visto la crucifixión de Jesús, el amigo que les había sanado, que les había perdonado, que les había enseñado la palabra de Dios. Jesús era el Señor que ellas habían seguido. Escuchen esta historia para ver que descubrieron estas mujeres cuando llegaron a la tumba trayendo perfumes para poner en el cuerpo de Jesús.

La Resurrección De Jesús

Basada en Lucas 23:50-24:12

Bajaron el cuerpo de Jesús de la cruz y lo envolvieron en una sábana fina. Lo pusieron en una tumba nueva, cavada en una peña tapada con una gran piedra.

Los líderes religiosos sellaron la tumba y pusieron guardias armados para asegurar que nadie robara el cuerpo. Era el día viernes cuando Jesús murió y lo enterraron ese mismo día. Descansaron el día sábado.

El domingo, muy temprano, las mujeres fueron a la tumba, llevando los perfumes que habían preparado. Mientras caminaban, se decían, “¿Quién va a quitar la piedra que tapa la entrada de la tumba?”

De pronto hubo un gran terremoto. Un ángel de Dios bajó del cielo y quitó la piedra que cerraba la tumba, y se sentó sobre la piedra. El ángel brillaba como un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. Los soldados de la guardia temblaron de miedo y se quedaron como muertos.

Al llegar a la tumba, las mujeres vieron que la piedra tapando la entrada de la tumba ya no estaba. Entonces entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. Las mujeres no sabían que pensar de esto. De repente, dos hombres vestidos de ropa brillante se pararon junto a ellas. Llenas de miedo, las mujeres se inclinaron ante ellos. Pero los ángeles les dijeron, “¿Por qué buscan entre los muertos a él que está vivo? No está aquí. Ha resucitado. Miren el lugar donde pusieron su cuerpo. Recuerden lo que Jesús les dijo antes de su muerte. Él dijo que él tenía que ser entregado en manos de pecadores para ser crucificado y que al tercer día resucitaría.” Entonces ellas se acordaron de sus palabras. “Ahora, vayan y digan a los discípulos y a Pedro que Jesús se va a la región de Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo antes de morir.”

Y las mujeres fueron y contaron todo esto a los once discípulos y a todos los demás. Pero a los discípulos les pareció una locura lo que ellas decían, y no las creyeron. Sin embargo, Pedro y otro discípulo se fueron corriendo a la tumba. Cuando miraron adentro, no vieron más que la sábana fina. Entonces volvieron a casa maravillándose de lo que había sucedido.

Jesús había resucitado de la muerte y durante 40 días apareció a sus seguidores en grupos pequeños y grandes, apareciendo primero a María Magdalena. Antes de subir al cielo dijo: “...cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y darán testimonio de mí en Jerusalén, en toda la región, y hasta en los lugares más lejanos del mundo.”

Temas de dialogo

  • ¿Qué le gustó de esta historia?
  • ¿Qué no le gustó de esta historia?
  • ¿Qué aprendemos acerca de Dios en esta historia?
  • ¿Cómo se identifica su vida con esta historia?

Una Invitación

Todos somos creados por Dios. En el sexto día de la creación Dios creó al hombre, pero Dios vio que no era bueno que el hombre estuviera solo. Entonces él hizo la mujer para acompañar al hombre. Cuando Dios presentó a la mujer al hombre, el hombre dijo, "Esta es carne de mi carne y hueso de mis huesos". Verdaderamente, la mujer es una creación especial de Dios y Dios ama a cada una.

Estas historias nos muestran la compasión que tiene Dios para nosotros y como él escucha nuestras oraciones y clamores. Dios conoce nuestras necesidades y las provee.

Las historias de la Biblia muestran que todos somos pecadores y que el resultado del pecado es la muerte. Nuestro pecado nos separa de Dios. Las historias de la caída de Adán y Eva y la mentira de Abraham enseñan que Dios aborrece el pecado. En la historia de la mujer descubierta en adulterio Jesús le mandó que no siguiera pecando.

Pero existe una esperanza. Dios sabía que todas las personas iban a pecar y que no le iban a honrar. Pero desde el principio Dios tuvo un plan para salvarnos de nuestros pecados. Dios dijo a Eva que por medio de uno de sus descendientes, iba a vencer a Satanás. Y a Abraham le dijo que por medio de su descendencia iba a bendecir a mundo.

Dios amó tanto al mundo que mandó a su hijo, Jesús. Jesús es el que había sido prometido desde el comienzo. Nació en un establo bajo condiciones muy humildes. Por medio de sus milagros probó su poder sobre la naturaleza, el mal, la enfermedad, y hasta la muerte. Jesús estimaba a las mujeres al igual que a los hombres. Las mostró compasión, perdonó sus pecados, y las enseñó la palabra de Dios.

Jesús murió en la cruz por nuestros pecados. Al tercer día resucitó de la muerte. Jesús está vivo. Él dijo, “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre.” Pida perdón a Jesús por sus pecados. Acéptalo como su único y suficiente Salvador. Hágalo el Señor de su vida desde ahora en adelante. Puedes confiar en él.

Array['analytics'] = " ";