La Creación Del Mundo

Génesis 1-2

En el principio Dios creó el cielo y la tierra.

En el primer día Dios dijo, “¡Que sea la luz!” Y hubo luz. Y Dios vio que había luz y que era bueno. Y Dios separó la luz de la oscuridad. ¿Saben cómo lo llamó? A la luz llamó “día” y a la oscuridad llamó “noche”. Y eso es lo que Dios hizo en el primer día.

En el segundo día Dios dijo, “Que exista un espacio para separar el agua en la tierra del agua arriba de la tierra.” Y eso es lo que Dios hizo en el segundo día.

En el tercer día Dios dijo, “Que el agua debajo del cielo se junte para que lo seco aparezca.”Y así fue. Dios llamó a lo seco “tierra” y a las aguas llamó “mar”. Y Dios dijo, “Que la tierra produzca plantas de todas clases y árboles frutales.” Y así fue. Y Dios vio que era bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el tercer día.

En el cuarto día Dios dijo, “Que haya luces en el cielo para separar el día de la noche, para marcar las estaciones, los días y los años, y también para que haya luz en la tierra.”Y así fue. Y Dios hizo dos luces grandes, el sol para el día y la luna para la noche. También hizo las estrellas. Y Dios vio que era bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el cuarto día.

En el quinto día Dios dijo, “Que el agua sea llena de peces y que aya aves en el cielo.”Y así fue. Y Dios vio que era bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el quinto día.

En el sexto día Dios dijo, “Que la tierra produzca toda clase de animales; animales domésticos y salvajes y animales que se arrastran sobre la tierra.” Y así fue. Y Dios vio que era bueno.

Y Dios dijo, “Ahora hagamos al ser humano a nuestra propia imagen. Que gobierne sobre toda la tierra y lo que contiene.” Y así fue. Dios creó al hombre y a la mujer del polvo de la tierra. Dios sembró un bello huerto llamado Edén y allí puso al hombre y a la mujer. En medio de este huerto había dos árboles especiales. Uno se llamaba el árbol de la vida y el otro se llamaba el árbol del conocimiento del bien y del mal. Dios dijo “Puedes comer del fruto de todos los árboles del huerto. Pero no comas del árbol del conocimiento del bien y del mal que está en medio del huerto. Porque cuando comas de este árbol morirás.”

Dios bendijo al hombre y a la mujer diciendo. “Tengan muchos hijos. Llenen el mundo y gobiérnalo.” Dios vio todo lo que había hecho y era muy bueno. Y eso es lo que Dios hizo en el sexto día.

En el séptimo día Dios había terminado todo su trabajo. Y bendijo el séptimo día y lo hizo un día santo, un día de descanso, porque en ese día él descansó de su trabajo.