Las Palabras Finales de Josué

Josué 24:1-24

Josué reunió a todos los Israelitas.  Todos se presentaron delante de Dios, los ancianos, sus jefes, jueces y oficiales.

Josué dijo a todos: "Así dice el Señor, Dios de Israel: Hace mucho tiempo el padre de Abraham, tu antepasado, vivía más allá del otro lado del río.  Allá adoraba a otros dioses.  Pero yo  tomé a Abraham y lo traje a esta tierra.  Y di muchos descendientes a él.  Luego ellos llegaron a Egipto y yo mandé a Moisés para librarlos de la esclavitud.  Ustedes vieron como yo destruí los egipcios en el mar.  Después ustedes vivieron mucho tiempo en el desierto.  Por fin, los traje a esta tierra.  La gente que vivía aquí peleó contra ustedes.  Pero yo les di la victoria sobre todos.  Ahora están viviendo en la tierra prometida, comiendo uvas y aceitunas de viñas y árboles que ustedes no plantaron."

Josué dijo: "Ahora pues, respeten al Señor y sírvanle con todo su corazón.  Quiten  todos los ídolos que sus antepasados adoraban cuando vivían más allá del río.  Sirvan al Señor solamente.

Pero si no les parece bien servir al Señor, escogen hoy a quién van a servir.  ¿Van a servir los dioses que nuestros padres sirvieron que estaban al otro lado del río?  ¿O van a servir los dioses de la gente de esta tierra donde ustedes viven  ahora?  Pero por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor."

Entonces los israelitas respondieron: "¡Nunca vamos a abandonar al Señor para servir a otros dioses!  ¡Nunca!  Pues, el Señor nuestro Dios fue quien nos sacó de Egipto, de la esclavitud allá.  Para hacerlo él hizo muchas maravillas delante de nuestros propios ojos para hacerlo.  Él nos protegió en cada paso del camino, aún de nuestros enemigos.  Además, el Señor echó a todos que vivían en esta tierra.  Por eso, nosotros serviremos al Señor contigo.  Él es nuestro único Dios."

Entonces Josué les dijo: "Ustedes no podrán servir al Señor, porque él es un Dios santo y celoso.  Él no perdonara sus rebeliones y pecados.  Si ustedes vuelvan sus espaldas y sirvan a otros dioses, el Señor se volverá en contra de ustedes.  Él los destruirá a pesar de haberles hecho tanto bien."

Pero ellos contestaron: "¡Nunca!  Nosotros serviremos al Señor."

Entonces Josué dijo: "Ustedes son sus propios testigos.  Hoy han escogido servir al Señor."

Ellos respondieron: "Testigos somos."

Entonces Josué dijo: "Ahora pues, quiten todos los otros dioses que hay entre ustedes.  Vuélvanse a toda corazón al Señor, el Dios de Israel."

Y todos respondieron: "Nosotros serviremos al Señor nuestro Dios.  Haremos sólo lo que él nos diga."