Esta es una pequeña porción del Salmo 119, una poesía muy antigua que habla acerca de la palabra de Dios.

Meditando en la Palabra de Dios

Salmo 119:9-16

¿Cómo puede un joven llevar una vida limpia?
¡Viviendo de acuerdo con tu palabra!
Con todo mi corazón yo te busco oh Dios.
No me dejes apartar de tu camino.
He guardado tu palabra en mi corazón para no pecar contra ti.
Oh bendito eres Señor.
Enséñame tus leyes.
Con mi boca contaré todos tus mandamientos.
Me alegraré en el camino de tus mandatos, más que en todas las riquezas.
Meditaré en tus mandatos y fijaré mi atención en tus caminos.
Me regocijaré en tus mandamientos y nunca me olvidaré de tu palabra.