El Salmo del Buen Pastor

Salmo 23

El Señor es mi pastor; nada me hará falta.
Él me hace descansar en pastos verdes.
Él me dirige junto a las aguas tranquilas.
Él me da nuevas fuerzas.
Él me guía en el camino recto por honor a su nombre.

Aunque pase por el valle del peligro de muerte,
Señor, no temeré nada, porque tú estás conmigo. 
Tu vara y tu bastón me dan seguridad.

Tú me preparas un banquete en presencia de mis enemigos.
Me has honrado derramado aceite sobre mi cabeza. 
Mi copa está rebosando de bendiciones.

Tendré tu bondad y tu amor todos los días de mi vida.
Y viviré en tu casa, o Señor,  para siempre.