Jesús Ora En Getsemaní

Mateo 26: 36-46

Jesús y sus discípulos llegaron a un lugar llamado Getsemaní. Jesús dijo a sus discípulos, “Siéntense aquí.  Yo voy allá para orar.”

Jesús llevó a Pedro, a Juan y a Santiago. Empezó a sentirse una tristeza muy fuerte y estaba preocupado. Entonces Jesús les dijo, “Mi alma está tan triste que me siento morir.  Entonces quédense despiertos conmigo.”

Jesús se apartó un poco, y cayendo sobre su rostro oró a Dios, diciendo, “Padre, si es posible, líbrame de éste sufrimiento tan amargo, pero no hagas lo que yo quiero, sino haga tú voluntad.”

Después, cuando Jesús volvió a los tres discípulos vio que ellos estaban dormidos. Entonces le dijo a Pedro, “¿Así que no podía velar conmigo ni siquiera una hora? Quédense despiertos, pues, y oren para que no caigan en tentación. Porque el espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil.”

Y otra vez Jesús se apartó de ellos y oró, “Padre, si no puedo evitar este sufrimiento, hágase tú voluntad”

Jesús volvió a sus discípulos y vio que otra vez estaban dormidos porque tenían mucho sueño. Nuevamente Jesús se apartó de ellos y oró en la misma manera. Esta vez Jesús volvió a los tres y les dijo, “¿Siguen durmiendo? La hora está cerca cuando el hijo del hombre será entregado en manos de pecadores. Ahora, ¡Levántense! Nos vamos, porque ya viene el traidor.”