Jesús Enseña Cómo Orar a Sus Discípulos

Lucas 11:1-13

 

Un día, Jesús estaba orando.  Cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo, "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos.” 

 

Entonces, Jesús les dijo, "Oren así:
Nuestro Padre celestial, que tu nombre sea honrado por todos.
Venga tu reino. 
Danos la comida que necesitamos cada día. 
Perdónanos nuestros pecados, como nosotros perdonamos a todos los que nos hacen mal.
Y no nos diriges en caminos de tentación sino líbranos del mal.

 

Jesús les dijo también, "Supongamos que uno de ustedes va a la casa de un amigo a media noche y le dice, ‘Amigo, préstame tres panes.  Un amigo mío ha llegado de viaje y no tengo nada que ofrecerle.’  Pero el que está dentro de la casa le responde, ‘¡No me molestes! La puerta ya está cerrada con llave y yo y mis hijos estamos acostados. No puedo levantarme para darte nada.’  Pero yo les digo, ‘Aunque él no se levante por ser su amigo, de seguro l e dará todo lo que necesita si usted sigue pidiendo.’  Así que les digo, ‘Pidan a Dios, y él les dará. Busquen y encontrarán. Llamen a la puerta y les abrirán.  Porque el que pide, recibe, y el que busca, encuentra, y al que llama a la puerta, se le abrirá.’  Ahora supongamos que uno de sus niños le pide un pescado. ¿Cuál de ustedes va a darle una serpiente?  ¿O si el niño le pide un huevo, acaso no va a darle un alacrán?  Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuánto más nuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan.”