Jesús Ora En Getsemaní y Su Arresto

Lucas 22:41-42, 45-53

Jesús oró por sus discípulos y todos se fueron a un huerto llamado Getsemaní.

Jesús dejó a sus discípulos orando, y se apartó para orar a solas. Y Jesús oró diciendo, “Padre, si quieres, líbrame de este trago amargo, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya.” Después Jesús encontró los discípulos dormidos y les dijo, “¿Por qué están durmiendo? Levántense y oren, para que no caigan en tentación.”

Mientras todavía estaba hablando, llegó mucha gente guiado por Judas, su discípulo. Él saludó a Jesús con un beso. Pero Jesús le preguntó, “¿Judas, con un beso me traicionas?”

Cuando los discípulos vieron lo que iba a pasar, le preguntaron, “¿Señor, atacamos con espada?” Y uno de ellos hirió el siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha.

Pero Jesús dijo, “¡Basta ya! ¡No peleen!” Y tocó la oreja del siervo y lo sanó. Entonces Jesús dijo a los jefes de los sacerdotes, y los oficiales que habían venido contra él, “¿Por qué han venido con espadas y palos, como si yo fuera un ladrón? Todos los días he estado en el templo con ustedes, y nunca me arrestaron. Pero esta es la hora de ustedes, y el poder de las tinieblas.” Y se llevaron a Jesús.