Pablo Habla Contra la Idolatría

 Hechos 17:17-34

 

Pablo llegó a la ciudad de Atenas donde esperó a Silas y a Timoteo quienes venían a reunirse con él.  Mientras que Pablo esperaba, sintió mucho dolor al ver que había ídolos en todos lados de esa ciudad.  Entonces Pablo habló con los judíos y con otros que temían a Dios.  También hablo cada día en el mercado.  Pero un grupo de maestros de filosofía empezaron a hablar en contra de lo que Pablo decía.  Ellos dijeron, “¿Que está diciendo este charlatán?  Nos parece que está predicando acerca de dioses extranjeros.”  Ellos dijeron esto porque Pablo estaba predicando las buenas noticias acerca de Jesús y de su resurrección.  Entonces esos hombres lo llevaron al lugar donde estaban reunidos los líderes.  Allí preguntaron a Pablo,  “¿Qué es esta nueva enseñanza que usted trae? Usted trae ideas muy extrañas, y queremos saber qué significan.”

 

Entonces Pablo se puso de pie y les dijo: “¡Hombres de Atenas!  Yo veo que ustedes son muy religiosos.  Pues mientras yo caminaba y observaba los lugares donde hacen sus cultos, vi un altar donde decía, ‘A UN DIOS DESCONOCIDO.’  Ahora, les voy a enseñar quien es este Dios desconocido que ustedes adoran. 

 

“El Dios que hizo el mundo y todas las cosas es el Señor del cielo y de la tierra.  Él no vive en los templos construidos por hombres.  Es Él quien nos da vida y todo lo que necesitamos. Dios hizo a todas las personas y Él escogió el tiempo y el lugar donde cada persona debe vivir.  Dios hizo todo eso para que las personas le busquen, y le encuentren a Él.  Y la verdad es que ¡Dios no está lejos de nosotros!  Nosotros vivimos solo por el poder de Dios.  Como algunos de sus propios poetas han dicho, ‘Somos descendientes de Dios.’

 

“Entonces como somos descendientes de Dios, no debemos pensar que Dios es como las imágenes de oro, o de plata o de piedra hechas por manos de hombre.  Esas imágenes son hechos según la imaginación de los hombres.  En días pasados Dios no castigó a la gente por estas cosas, porque ellos eran ignorantes.  Pero ahora Dios ordena que todos se arrepientan.  Pues Él ya sabe el día en que va a juzgar a todo el mundo.  Dios nos juzgará por medio de Jesús quién Él resucitó de la muerte.”

 

Cuando escucharon de la resurrección, algunos se burlaron de Pablo pero otros querían oír más.  Pablo los dejo, pero algunos se unieron con el y creyeron en Jesús.